Aislamiento térmico y ahorro energético

Tradicionalmente las puertas, ventanas y otros sistemas de cerramiento han sido el gran punto débil de los edificios en cuanto a optimización energética. A través de ellos se pierde calefacción en invierno y entra el calor en verano, aumentando de este modo nuestro consumo de energía en el hogar y las emisiones de CO2 que lanzamos de forma innecesaria a la atmósfera.

Un buen aislamiento térmico supondrá:

  • Mayor eficiencia energética: reduce el consumo de energía necesaria para enfriar o calentar las estancias. Un buen aislamiento térmico puede reducir las pérdidas de calor hasta en un 25%.
  • Mayor eficiencia económica: al reducir el consumo veremos reducida nuestras facturas sin perder calidad de vida. El aislamiento térmico adecuado puede reducir el consumo energético de un edificio hasta en un 50%.
  • Mayor eficiencia medioambiental: reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera.

¿Qué podemos hacer como propietarios de una vivienda o negocio para ganar en aislamiento térmico y ahorro energético?

Como hemos visto en la introducción, los estudios demuestran que optar por la instalación de cerramientos de alto rendimiento energético puede reducir hasta en un 25% las pérdidas de calor de un edificio. Gracias al aislamiento térmico en invierno el frío del exterior no pasa dentro del hogar y que en verano el aire acondicionado del interior no se pierde al exterior.

En LAVERANDA10 trabajamos con sistemas de cerramientos fabricados en aluminio y vidrio especialmente diseñados para adaptarse a las necesidades de aislamiento de cada proyecto. Las Puertas Plegables de Aluminio ESPO cuentan con series de mayor aislamiento térmico equipadas con vidrios dobles con cámara de aire y Rotura del Puente Térmico.

¿Qué es la Rotura del Puente Térmico?

El aluminio es un excelente conductor del frío y del calor por lo que, por sí sólo, no resulta eficiente como aislante térmico.

En busca de una apropiada solución para este problema se desarrolló la tecnología conocida como la Rotura del puente térmico (RPT), que consiste en evitar que la cara exterior de la ventana y la interior tengan contacto entre sí. Para conseguirlo se coloca una separación de poliamida entre el perfil interior y exterior, eliminando así la conducción y aumentando el aislamiento del marco y de la hoja.

Gracias a esta Rotura del Puente Térmico conseguimos varias ventajas:

  • Aumento del aislamiento térmico y el consiguiente ahorro energético.
  • Limitamos el problema de la condensación.
  • Mejoramos el aislamiento acústico.

No importa si el edifico ya está acabado y quieres hacer una mejora, se trata de un edificio de nueva construcción o quieres cerrar una terraza.

Sí definitivamente quieres poner solución a las pérdidas energéticas de tu vivienda o negocio y ver como esto se traduce en un importante ahorro económico, contacta con nuestros instaladores y pide presupuesto sin compromiso.

Contacta con nosotros